• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Durante los nueve meses del embarazo la futura madre debe llevar una alimentación equilibrada, descanso adecuado y una actividad física controlada que ayuda a controlar el estrés prenatal.

Durante el embarazo la parte psíquica juega un papel importante y es necesario cuidar ese aspecto de la misma forma que el resto del cuerpo.

Estrés prenatalAngustia, nervios y ansiedad son causados en la mayoría de los casos por los cambios hormonales que trae aparejado el embarazo generando en la mujer un estado de mayor susceptible y sensibilidad.

De allí que relajarse es parte del cuidado que una futura madre debe tener en cuenta para llevar un embarazo saludable y por ello, dejar la prisa de lado es fundamental, ya que el estrés intenso o prolongado indefinidamente es un factor de riesgo que puede perjudicar la salud de la mujer y la del bebé.

Altos niveles de estrés durante el embarazo aumentan significativamente las posibilidades que el niño nazca con peso bajo como o también un mayor riesgo a tener un parto prematuro.

Así, será hacer pequeñas modificaciones para no permitir que el trabajo o los quehaceres diarios lleven a la mujer a un estrés difícil de controlar y reducir el ritmo es necesario, además de relajarse y descansar.

Las clases pre-parto, pueden ser de gran ayuda ya que son excelentes para preparar a la mujer para el momento del parto a través de variadas técnicas de relajación y respiración que resultan de suma utilidad sobre todo en madres primerizas.

Asimismo, la actividad física cumple un rol importante para el cuerpo y la mente, siendo excelente para ayudar a liberar tensiones y ansiedad, siendo la más recomendable el Yoga.

Pareja, amigos y familia pueden colaborar en ciertas tareas que le permitirán a la mujer no sobrecargarse de trabajo y por lo tanto fatigarse de forma innecesaria.

Reponer fuerzas ingiriendo snacks saludables como frutas, gelatinas, nueces y no saltearse ninguna comida, ya que este mal hábito solo traerá cansancio y fatiga.

El estrés pre-natal puede evitarse con pequeñas actitudes diarias, algo que beneficiará tanto a la madre como al bebé.