• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Hacia la recta final de embarazo, en el tercer trimestre, es cuando algunas mujeres sufren el llamado síndrome de las piernas inquietas. Una sensación de hormigueo y cosquilleo en esta parte del cuerpo que puede llegar a ser muy incómoda. Sin embargo, el síndrome de las piernas inquietas durante el embarazo también puede mostrar ciertas diferencias en función de cada caso.

Existen diferentes partes del cuerpo. Algunas mujeres sienten esta sensación en la zona de los gemelos, mientras que otras sufren esta molestia en la parte de la pantorrilla, también es posible sufrir el malestar en la zona de los muslos… Conviene puntualizar que en ocasiones, las molestias también se pueden sufrir en los brazos.

El síndrome de piernas inquietas en el embarazoConviene precisar que todavía queda un largo camino por recorrer en la investigación del síndrome de las piernas inquietas ya que se desconoce la causa concreta de la misma en el embarazo.

Los efectos del síndrome de las piernas inquietas son incómodos ya que la mujer puede frotarse las piernas con las manos a modo de masaje, esperando aliviar así su malestar.

Esta costumbre puede convertirse en un tic. Además, puede dificultar el sueño por la noche y el descanso adecuado. La falta de descanso adecuado produce otros efectos como cambios bruscos de humor, irritabilidad del carácter durante el día, enfados…
Es muy importante que en caso de sufrir estas molestias consultes el caso con tu médico.

En Efe Blog te damos las claves para combatir el síndrome de las piernas inquietas con estas medidas prácticas:

1. Organiza tu día a día con unos horarios de sueño, ocio y comidas regulares para tener un hábito que propicie el bienestar físico y mental.

2. Intenta llevar una vida activa de una forma acorde a tu situación. Por ejemplo, puedes dar pequeños paseos por tu barrio. Es preferible que en la recta final de embarazo, disfrutes de estos caminos en buena compañía

3. Evita el consumo de cafeína en tu dieta.