• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

¿Quién no ha visto el boxeador encarnado por Sylvester Stallone trabajar sin descanso con su cuerda para entrenarse?. Pues bien, la nueva tendencia del momento es la vuelta a las cosas sencillas pero eficaces. Y esto ocurre exactamente con la cuerda para saltar.

El Jump fit, fusión entre cuerda para saltar y fitness musical

El Jump fit es un concepto procedente directamente de las salas de boxeo y de la mítica saga de los Rocky con Sylvester Stallone. Una sesión de Jump fit es una combinación del uso de la cuerda para saltar y de coreografía de fitness. El concepto pretende combinar a la vez un espíritu de acero con un cuerpo de hierro. Una buena sesión agrupa un buen uso de los brazos y de las piernas como en el boxeo tradicional. Los practicantes están en un ambiente total de boxeo pero con coreografía y control minucioso. Además, la cuerda para saltar es el material principal utilizado durante la práctica del Jump fit.

Jump fit, una actitud en progreso

La deportista de Jump fit se introduce directamente en el universo del boxeo inglés. El monitor de Jump fit hace incluso oficio de presentador. Una sesión de Jump fit puede durar algo más de 30 minutos. El conjunto es progresivo y se juega en 10 rounds bien diferentes. Al comienzo, es cuestión de calentamiento, y después vienen los ejercicios de cuerda propiamente dichos, y finalmente los estiramientos. Los rounds llevan un ritmo marcado por el monitor y por los diversos sonidos musicales que duran toda la sesión. Toda la disciplina se basa en la actitud del boxeo pero se practica con un fondo de música rítmico. Además, el Jump fit está abierto a todos y las sesiones están programadas para avanzar progresivamente.

Saltar a la cuerda

Los beneficios respiratorios de la cuerda para saltar

Al igual que con el trampolín, cuando se utiliza la cuerda para saltar, se salta. Saltar mejora la circulación sanguínea y refuerza las capacidades respiratorias. En efecto, cuando se salta con la cuerda, la sangre circula perfectamente en el cuerpo y los aparatos respiratorios se ven solicitados durante el ejercicio. El corazón trabaja igualmente mucho y esto tiene por efecto el refuerzo del ritmo cardíaco así como las capacidades cardiovasculares. El riesgo de enfermedades cardiovasculares se ve reducido.

Los beneficios para los músculos

Los ejercicios efectuados con una cuerda para saltar refuerza los músculos, concretamente los de los glúteos y las piernas. En efecto, cuando se salta constantemente, se le pide a los músculos de los miembros inferiores que proporcionen un esfuerzo constante y regular, lo que tiene por efecto habituarnos al esfuerzo físico intenso y así reforzarlos. Estos músculos se vuelven más resistentes y ganan en masa y en tono muscular, lo que es muy ventajoso para las mujeres.

Los músculos de la espalda y de los hombros también se ven reforzados. En efecto, cuando se salta a la cuerda, se le pide a la espalda un enorme esfuerzo para mantenerse recto y guardar el equilibrio. Una vez adquirido el equilibrio, los músculos de la espalda se ven tonificados y desaparecen los dolores dorsales. Todos estos músculos son responsables de la motricidad y del equilibrio del cuerpo. Una vez tonificados y reforzados, el cuerpo se vuelve más esbelto y gana en velocidad. El cuerpo adquiere una nueva actitud y se vuelve más elegante.