• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

¿Estáis cansadas de vuestra coloración o de vuestro maquillaje, y tenéis ganas de cambiar y haceros un relooking? Pero, ¿cómo elegir el buen look? Los profesionales tienen un método infalible para determinar cuál es el color más adecuado para tono de vuestra piel: el draping.

¿Qué es el draping?

Se trata de un método muy utilizado para el relooking. De hecho, la elección del buen color por draping ofrece un mejor resultado para el relooking. Se utiliza este método para determinar el color de los tejidos o para la elección de la paleta de maquillaje. Hablando justamente de este último, el draping está muy solicitado en la moda, puesto que permite saber el tipo de maquillaje teniendo en cuenta los colores adaptados al tono de la piel y a la morfología.

En el draping, se realiza un estudio de la colorimetría basándose en la tez de la persona que buscan cambiar de look. El color del pelo también se toma en consideración en el draping: el color del pelo natural.

Desarrollo del draping

Es primordial ser natural cuando se procede a un draping, por lo tanto se debe estar desmaquillada para no falsear la identificación del o de los colores que mejor os van, y no olvidéis de recogeros el pelo. Si es posible, poneos cerca de una ventana, para que haya más luz natural. Una vez que os habéis instalado bien, colocar sucesivamente un tejido de El maquillaje en la mujercolor plateado y un tejido de color dorado debajo del rostro, alrededor de los hombros. Observad después el efecto de cada tejido sobre vosotras. Si presenta una tendencia a camuflar las imperfecciones, ese es el tono que os va mejor. El tejido plateado corresponde a los colores fríos, mientras que el tejido dorado a los colores cálidos.

Después del draping

Después de haber colocado sucesivamente el tejido plateado y el tejido dorado por debajo del rostro, se puede elegir el color a través del draping. En invierno, por ejemplo, las personas que son de una tipología fría optarán por maquillajes o ropa de color azul o blanca, y son las que tienen una tez de melocotón, porcelana oliva o mate.

De hecho, cabe destacar que para un buen diagnóstico, se debe escrutar cada zona del rostro con el fin de ver si el tejido dorado o el tejido plateado camufla bien las imperfecciones. Para un relooking exitoso, conviene optar por el draping para saber qué color es el más adecuado para vosotras.

No se trata de transformar el estilo personal de la mujer, sino de realzar aquellos puntos que mejor se adaptan a una morfología particular y a un color de piel determinado. Todo el mundo sabe que no a todas las mujeres les sienta de la misma manera un tipo de maquillaje, un color de pelo, o un color de ropa determinado. Ahora ya sabemos por qué, y por esta razón conviene seguir los dictados que el draping desvela con tanta claridad.