• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Una dieta para adelgazar no necesariamente debe ser restrictiva prohibiendo todo aquello que es dulce. En realidad es posible agregar algo dulce todos los días a pesar de estar a dieta. Siendo un excelente manera de seguir motivada y no abandonar la dieta ni bien se está comenzando.

Esta es una dieta básica que permite por ejemplo, consumir un postre de hasta 300 caloría diarias, con la salvedad que para perder peso de manera saludable y de forma progresiva será necesario incorporar al menú diario los nutrientes esenciales tan importantes para nuestro organismo.

Será preciso  entonces, ingerir como mínimo cinco porciones diarias compuestas de frutas, verduras, legumbres, además de cereales integrales, grasas saludables y proteínas magras.

Un plan diario saludable y que produce muy buenos resultados indica consumir un vaso de agua con el zumo de medio limón, realizando después unos 15 minutos de actividad física.

Ya para el desayuno, lo recomendable es beber una taza de leche desnatada que puede hacerse con cacao, una tostada de pan integral con mermelada diet con el agregado de una fruta que puede ser manzana o pera.

A la hora de la comida, un filete de pescado a la parrilla o al horno con el agregado de vegetales cocidos al vapor y una porción de helado de limón.

Llegada la hora de la merienda una rebanada de bizcocho acompañada de un vaso de zumo de naranja, una taza de té verde.

Luego de la merienda salir a caminar rápido durante una media hora como mínimo o practicar algún deporte sin importar cual, ya que lo imprescindible es ponerse en movimiento diariamente.

Para la cena una porción de guisantes con jamón y un huevo cocido, una ensalada de hojas verdes y tomate, un yogurt desnatado.

Antes de ir a dormir una taza de té de tilo u otra hierba que ayude a relajarse y a tener un descanso reconfortante, elemental para un buen funcionamiento del metabolismo.

Este tipo de dieta no solo permite bajar de peso de forma progresiva sino que además es un estilo de alimentación sana y que no restringe la ingesta de algún dulce, siempre y cuando se mantenga hábitos como el de la actividad física y porciones de alimentos pequeñas.