• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

A parte de sus inconvenientes, la depilación a cuchilla sigue siendo uno de los métodos más empleados. Sus fans (más del 50% de las mujeres) se inclinan por su versión desechable, porque se puede llevar fácilmente en el neceser y permite en poco tiempo estar lista y suave. Además, si aplicamos una espuma o gel, la cuchilla se desliza mejor, y es totalmente indolora, incluso en las zonas más sensibles como las axilas o la parte del bikini.

Las cremas y espumas depilatorias

Si sois de esas mujeres a quienes la cuchilla les pone los «vellos de punta», quizás por su lado masculino, pero que incluso rechazan el dolor para tener una piel perfecta, lo ideal es emplear una crema o espuma depilatoria. Son fáciles de usar, aunque un poco menos rápidas que las cuchillas. Estos cosméticos permiten mantener una piel suave durante más tiempo, puesto que el vello, quemado por los componentes a mujer embarazadabase de azufre, nace con menor fuerza.

Pero cuidado, en caso de tener una epidermis sensible a las irritaciones, o alérgica. En cualquier caso, hoy en día hay cremas para pieles reactivas. Para estar seguras de que no vamos a dañar la piel, se debe aplicar un poco de producto en la zona del codo antes de realizar una aplicación completa al día siguiente.

La cera para las perfeccionistas

La cera caliente o templada está desaconsejada durante el embarazo, puesto que favorece los daños a nivel de las venas. En su defecto, se pueden utilizar bandas de cera fría, aunque son algo menos eficaces. En cualquier caso, la cera sigue siendo «la» solución ideal para tener unas piernas bien depiladas durante más tiempo. Para las axilas y la zona del bikini nos podemos poner en manos de una experta para evitar otro tipo de daños.

Con la aparición de las ceras orientales, que se calientan en el microondas, se aplican en roll-on y se eliminan con el agua, las ceras tradicionales también se han perfeccionado. Éstas se fluidifican a menor temperatura, se extienden mejor, se calientan en aparatos verdaderamente prácticos e incluso hay aceites específicos para eliminar los residuos que se adhieren a la piel. A pesar de todos estos inventos, la depilación a la cera requiere más tiempo y el valor de someterse a un tiempo mínimo de sufrimiento y dolor.