• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Muchas mujeres acuden a la peluquería de forma habitual para darse unas mechas en el cabello. Desde el punto de vista estético, las mechas aportan luz al cabello. Además, las mechas no requieren un seguimiento tan continuado como el tinte. La frecuencia más recomendable para retocar las mechas es cada tres meses, cuando ya ha crecido la raíz.

Sin embargo, es conveniente aplicar mechas en la raíz únicamente, en lugar de hacerlo en todo el cabello. Las mechas pueden aplicarse tanto en el tono de cabello natural o también, sobre un tinte de color que actúa como base. En algunos casos, las mechas también sirven para difuminar las primeras canas.

Utiliza productos específicamente recomendados para cabello teñido o con mechas para cuidar tu pelo y darle color. Elige también mascarilla y acondicionador para un tratamiento del pelo con mechas. Además, los productos que son ricos en queratina fortalecen la salud del cabello y reparan las zonas dañadas.

Cómo cuidar el cabello con mechas

Además, es aconsejable que modules la temperatura del agua en los lavados. Utiliza agua templada. En la medida de lo posible, intenta secar tu cabello de forma natural, sin utilizar secador. En la medida de lo posible, evita también la utilización de planchas.

De una forma habitual, dos veces por semana, aplícate una mascarilla nutritiva con efecto revitalizante para dar vida a tu cabello. Deja que la mascarilla haga efecto durante diez minutos. 

Durante el verano, puedes proteger tu cabello en los días de playa o piscina utilizando sombreros y pañuelos con el fin de evitar los efectos nocivos de una excesiva exposición solar.

La salud del cabello no solo depende de los cuidados estéticos sino también, de la alimentación. Por esta razón, durante el verano, es recomendable que no descuides tu alimentación, incluyendo frutas de temporada en la cesta de la compra.

Elige una peluquería profesional que realiza un trabajo de calidad. En tu centro habitual podrán darte unas pautas de cómo cuidar tu melena de forma sencilla. Lo más recomendable es elegir un tono de mechas que no sea muy distinto del tono natural.

En la peluquería, el proceso implica la aplicación del producto, el tiempo de espera para que el producto haga su efecto, el aclarado, el lavado del cabello, el peinado y el corte de la melena. El corte del cabello es muy aconsejable para sanear las puntas puesto que esta es la parte de la melena que más se daña. Por tanto, tanto al inicio del verano como en el mes de septiembre es un buen momento para acudir a la peluquería. Sin embargo, no solo debes cuidar las puntas sino toda tu melena para lucir un cabello sano, bonito y brillante.

Si no quieres hacerte mechas desde la raíz puedes apostar por el estilo de mechas californianas que dan luz a tu melena añadiendo unos reflejos. Cuanto más finas sean las mechas, más naturales resultan. Las mechas no solo aportan luz al rostro sino que también, aportan un extra de volumen desde el punto de vista visual.