• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Como cualquier tipo de depilación, la del rostro comienza por una limpieza de la zona afectada. Es preferible hacerlo con una loción que desinfecte o con un jabón dermatológico. Antes de pasar a la depilación del rostro, se aconseja desinfectar bien la cara.

Para aquellas personas que optan por la pinza de depilar, la limpieza previa con un algodón empapado en alcohol de 70 o de 90 grados, es necesaria. Para la aplicación de espátulas de cera templada y de una crema decolorante, también se aconseja no despreciar la limpieza de los instrumentos. Estas precauciones son muy sencillas, pero no suelen aplicarse, bien por falta de tiempo, u otros motivos. Estas precauciones higiénicas permiten evitar las irritaciones y los riesgos de infección de la epidermis.

No conviene depilarse la pelusilla o las cejas antes de acudir a una cita importante. Conviene elegir bien el momento, por ejemplo, cuando se está tranquila y no hay prisas. El cuerpo reacciona ante las agresiones que sufre, y forma enrojecimientos sobre la piel, especialmente en la zona de los párpados. Menos mal que en función del tipo de piel, estas irritaciones van desapareciendo tras una sesión de depilación.

La depilación de las cejas y los métodos de depilación

Dibujarse una misma la raya de las cejas requiere mucha atención y prudencia. Para una primera depilación, se aconseja acudir a un centro de estética. Allí se pueden pedir las instrucciones necesarias para aprender a dibujar correctamente la curva que va por encima de los ojos.

Depilación de las cejasPero si decidís hacerlo por vosotras mismas, la zona superior de la ceja, cerca de la frente, no debe ser retocada, puesto que una falsa manipulación de la curva corre el riesgo de apesadumbrar los párpados y la mirada. Una vez la depilación realizada, ya no se puede volver hacia atrás. Por lo tanto conviene dibujar finamente la curva de las cejas y actuar con suavidad.

Para la depilación del rostro, se puede optar por cera templada, decoloración y pinza de depilar. Se debe dejar de lado el uso frecuente de ceras calientes, de cremas depilatorias, de ceras orientales, ya que los riesgos de quemaduras en estos tipos de métodos son inevitables. Además, los vellos que vuelven a crecer son más negros y más duros. Las técnicas de depilación definitiva sobre el rostro dan buenos resultados, pero todo depende de las características de la piel de cada uno.

Una mujer con las cejas depiladas, es una mujer que presenta una imagen mucho más estilizada y elegante. Los hombres admiran en una mujer con las cejas definidas ese lado sensual que afina su rostro y refleja cierta feminidad que no pasa desapercibida. El cuidado de la estética facial, debe forma parte de los cuidados de belleza que toda mujer que se precie debe fomentar en la medida de lo posible.