• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Las dietas para adelgazar son un buen camino para eliminar esos kilos de más que se han instalado en nuestra figura, pero no siempre es posible estar a dieta y por ello saber cómo regular el apetito y no sumar kilos es fundamental.

La manera más eficiente y saludable de regular el apetito es llevar adelante una dieta equilibrada y fraccionar el menú diario en 5 comidas, desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Una forma correcta y muy eficiente de controlar el deseo de comer y evitar el comer durante todo el día pequeñas porciones de alimentos entre horas o la ingesta excesiva en una sola comida, dos actitudes frente a la comida que traerán como consecuencia el sobrepeso.

Cómo regular el apetito y no sumar kilosEs común que durante la jornada experimentar la sensación de hambre y el deseo de ingerir alimentos es un comportamiento regulado por el cerebro en diferentes estructuras que forman el denominado centro del apetito, compuesto por el centro del hambre y el de saciedad.

En realidad la sensación de hambre es algo natural en el ser humano como una necesidad de cubrir los requerimientos energéticos del organismo. De esta forma cuando el centro del hambre se estimula, aparece la sensación de hambre y como contrapartida si el estimulo llega al centro de saciedad ese deseo de ingerir alimentos se detiene.

En el cargado de enviar esos estímulos es el nivel de glucemia (azúcar en sangre) regulando así la ingestión de alimentos durante el día. Por ello, un bajo nivel de azúcar en el organismo inducirá a comer.

El estómago también tiene incumbencia en la regulación del apetito ya que cuando se permanece durante muchas horas sin comer éste se contrae y el deseo de comer se hace más intenso, en tanto que si el estómago posee alimentos en su interior la señal llega al centro de saciedad del cerebro y no se sienten deseos de comer.

Si los centros de hambre y saciedad se encuentran dañados por alguna causa la persona puede tener o bien un apetito insaciable (patológico) o en su defecto si sufre de estímulos psicológicos que inhiban el centro del hambre hará que la persona pueda sufrir en una anorexia nerviosa.

El clima es un factor que influye en el apetito, ambientes fríos aumentan el deseo de comer y aquellos con temperaturas elevadas por el contrario inhiben este deseo.

Por todo esto, no es necesario ni aconsejable ingerir medicamentos que inhiban el apetito ya que esto afecta la salud, con solo diagramar un menú eficiente será posible regular el apetito de forma adecuada.

Jamás dejar de lado el desayuno, imprescindible luego de varias horas sin recibir alimentos el organismo necesita energía y solo la obtendrá de un desayuno adecuado y equilibrado.

A media mañana una fruta, yogur natural o una gelatina con frutas serán suficientes para calmar el apetito hasta la hora de la comida, que deberá ser equilibrada. Por la tarde la merienda permitirá renovar energías y llegar a la hora de la cena sin un apetito voraz.

Comienza hoy mismo, diagrama un menú equilibrado integrado por 5 comidas y verás que la sensación de hambre desaparece y los kilos también lo harán progresivamente.