• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Rápida y eficaz, la exfoliación permite eliminar las células muertas que se acumulan en la superficie de la piel y que impiden a ésta una correcta respiración. Las microperlas con poder exfoliante ayudan a eliminar las pieles muertas, favorecen la microcirculación, y renuevan la epidermis en profundidad.

Resultado: la piel está más lisa, y el sebo se reduce significativamente. Esta operación, si se practica regularmente y sin excesos, permite clarificar el tono de la piel y estimular la renovación celular.

Cura de juventud

La exfoliación es una verdadera cura de juventud para nuestra piel, normalmente dañada por las agresiones externas. En tiempo normal, se recomienda una exfoliación, una a dos veces a la semana. El principio es sencillo: se aplica una nuez de exfoliante sobre la piel perfectamente limpia y seca (o ligeramente húmeda).

mujer jovenLuego se masajea con movimientos circulares, sin frotar para no irritar la piel o distenderla. Luego se enjuaga con abundante agua. La exfoliación hace que la piel esté más receptiva a la hora de aplicar otros cuidados como una mascarilla, una crema hidratante, realizar una depilación…

Pieles normales

Sólo las pieles normales tienen el inconveniente de la elección. Grano natural o sintético, todas las fórmulas de exfoliantes les van bien. Sin embargo, se deben evitar los productos muy agresivos como los peelings químicos, que si bien es verdad que tienen un efecto iluminador, son abrasivos para la piel, sobretodo cuando se utilizan con demasiada frecuencia.

En cuanto a los cosméticos naturales, nos podemos decantar por Papaya Scrub de Cosmence. Este exfoliante enriquecido con extractos de papaya y de ginseng elimina perfectamente las células muertas en exceso, y alisa la piel aportando mucha suavidad.

Pieles secas y reactivas

Las pieles sensibles, sin embargo, son más receptivas a una exfoliación más suave a base de texturas absorbentes y que no sean irritantes. Olvidaos de las texturas con microperlas, que irritan y secan la epidermis. En definitiva, estamos hablando de exfoliantes suaves.