• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El teléfono móvil es una herramienta muy útil y muy práctica en la vida cotidiana para localizar a cualquier persona no importa el lugar en el que esté a través de una llamada. El problema surge cuando el teléfono móvil se convierte en omnipresente, es decir, cuando lo utilizas a todas horas y no desconectas del aparato.

De esta forma, cuando tu atención siempre está pendiente del móvil, no puedes centrar tu energía plenamente en lo verdaderamente importante. El conflicto se multiplica si tenemos en cuenta que hoy día, los niños también usan móvil. Por tanto, puede haber demasiados teléfonos en una casa.

Cómo evitar que el teléfono móvil interfiera en la comunicación familiarEn Efe Blog te damos las claves para evitar que el teléfono móvil interfiera de una forma negativa en la comunicación familiar:

1. En primer lugar, existe una norma básica. Queda totalmente prohibido tener el móvil en la mesa en la hora de la comida o de la cena. Aprovecha ese momento para charlar con aquellos que tienes cerca.

2. Establece un orden de prioridades en tu rutina. Para ello, cuando estés disfrutando de un plan especial con tu pareja, puedes poner el teléfono móvil en silencio o apagarlo directamente. Nada es tan importante como vivir el presente y ser feliz.

3. Es una falta de respeto estar tomando un café con un familiar y estar mirando constantemente el móvil. En caso de que alguien te llame por teléfono en ese momento, entonces, puedes atender y de forma rápida, decirle a esa persona que le llamarás en otro momento cuando no estés ocupada.

4. Refuerza la comunicación personal con las personas que forman parte de tu vida y reduce el contacto tecnológico.

5. Utiliza el teléfono móvil con una vertiente práctica para evitar la dependencia emocional que es tan poco saludable.

Aprender a marcar distancia respecto de las tecnologías te ayuda a vivir mejor tu presente.