• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El atractivo de un trasero firme y bonito, es algo que no pasa desapercibido para nadie, ni para hombres ni para mujeres.

La obsesión de marcar unos buenos gluteos con unos vaqueros ajustados, no es algo que esté solo al alcance de unas pocas privilegiadas.

De hecho, uno de los ejercicios que más os pueden ayudar a conseguir el culo perfecto, os lo vamos a explicar en la siguientes líneas.

Sentadillas

Probablemente el ejercicio que más incidencia tiene sobre los gluteos y su desarrollo es el de las sentadillas.

Ningún otro ejercicio os permitirá desarrollar un trasero más firme y duro que unas buenas sentadillas.

Su ejecución es sencilla, pero conviene tener en cuenta una serie de aspectos que pueden optimizar el beneficio de este ejercicio.

De lo contrario, unas sentadillas mal ejecutadas, pueden acarrearnos, en el mejor de los casos, que estemos tirando de otros músculos o en el peor de los casos, una lesión de espalda.

Ejecución

Normalmente en todos los gimnasios encontrareis un lugar habilitado para las sentadillas que se conoce como jaula.

Con suerte, si lo encontrais libre, podeis aprovecharos para colocar una barra con un peso moderado en los soportes.

En caso de que se encuentre ocupada, basta con coger una barra y dos soportes para apoyarla.

Una vez que hayamos salvado ese primer escollo, nos situaremos la barra sobre los hombros por detrás de la nuca.

El cuerpo se mantendrá firme y con las piernas ligeramente abiertas a la anchura de los hombros.

Con esa posición de inicio bajaremos doblando las rodillas sin levantar los talones del suelo, y el fin de esa bajada concluirá cuando nuestras piernas forme un ángulo de noventa grados.

Al contrario que si quisiéramos trabajar los cuádriceps o femorales, los gluteos trabajan más fuertemente cuando solo se baja a media altura.

Es conveniente realizar aproximadamente unas cuatro series de diez a quince repeticiones para lograr nuestro objetivo.

Dentro de la misma semana de entrenamiento, no llevaremos a cabo el entrenamiento de gluteos más de dos veces, para evitar el desgaste propio del ejercicio.

Cumpliendo rigurosamente este programa de sentadillas, os hará conseguir los gluteos soñados y no os extrañe que, a partir de ahora, todas las miradas recaigan en vuestro trasero.