• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Un perfume es un básico de belleza en el tocador femenino. Un pequeño tesoro que evoca mucho más que un aorma puesto que un buen perfume también destaca por la estética decorativa de su frasco. Al igual que la moda, la elección de una colonia también está condicionada por factores concretos como la estación del año. ¿Cuáles son los beneficios que notarás a partir del uso de un buen perfume?

Los regalos de un perfume

1. Mayor autoestima gracias a ese efecto terapéutico que sientes cuando te cuidas a ti misma y aprecias los pequeños detalles. Además, gracias al poder de un aroma notarás ese efecto relajante que te sumerge en un universo de sensaciones agradables.

10 beneficios de utilizar un buen perfume

2. Además, un perfume habla de ti, es decir, proyecta una parte de tu modo de ser y de tu personalidad. Y esta forma de expresión para la que no necesitas utilizas palabras, te ofrece la libertad de ser tú misma.

3. Un perfume también puede tener un valor emocional. Por ejemplo, ese perfume que utilizaba tu abuela puede evocar en ti su recuerdo más allá de su ausencia. Desde esta perspectiva, el uso de los aromas también activa la memoria.

4. A través del uso de un perfume también generas una atmósfera de belleza en tu vida potenciando un sentido como el olfato que, en muchos momentos, está muy adormecido como consecuencia del estrés de la vida moderna. Un perfume te invita a detenerte en los pequeños detalles, apreciando esos matices que, en tantos momentos, pasan desapercibidos.

5. Un perfume produce emociones y sentimientos. Por tanto, genera un estado de ánimo. Un perfume que te encanta tiene el poder de hacerte sentir más segura, es como una segunda piel que abraza tu esencia.

Otros efectos secundarios positivos

6. Te hace sentir bien, conectas con el carpe diem al elegir un aroma para cada ocasión especial. Así como la elección de tu look depende, entre otros factores, de tu estado de ánimo. La elección de tu perfume, también.

7. En un proceso de seducción, en una cita de pareja, en un plan romántico… Un perfume se convierte en la metáfora del corazón, en ese elixir especial a través del que dejar huella a tu paso ante ese deseo de convertirte en inolvidable para la persona amada.

8. Eres especial, alguien único e irrepetible. Y un perfume te lo recuerda puesto que una misma fragancia huele de distinto modo en cada persona.

9. Regalarte un perfume es un detalle sencillo a través del que romper la rutina, invirtiendo en una compra con valor de futuro.

10. A través de un perfume también te conoces mejor a ti misma, observas tu evolución puesto que, es probable que el perfume que utilizabas en la adolescencia no sea el mismo que te gusta ahora. Aunque también puede ocurrir que una persona sea fiel al mismo perfume desde hace muchos años. Y en ese caso, este detalle también muestra una característica de su personalidad.

Los perfumes tienen un lenguaje propio. Un código  humanizado que integras en tu vida a través de aromas que son para siempre.