• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Las palabras pueden prestarse a veces a confusión, concretamente cuando explicamos que un cirujano plástico ejerce la cirugía estética y la cirugía reconstructiva.

Los términos citados anteriormente tienen su sentido y agrupan sensiblemente una misma práctica médica. De esta forma, el cirujano plástico es competente a la vez en cirugía estética, en cirugía plástica y en cirugía reconstructiva. Esta última, cirugía reconstructiva reparadora, está destinada a reconstruir lo que la naturaleza, la enfermedad o un traumatismo ha destruido o deformado. Por ejemplo, cuando un cirujano corrige un labio leporino en un niño, practica una intervención de cirugía reparadora y cuando coloca una prótesis mamaria a una mujer tras una ablación del pecho, se trata igualmente de una intervención de cirugía reparadora.

Sin embargo, cuando una mujer desea aumentar el volumen de su pecho, esta intervención se convierte en estética. En los dos casos, el cirujano coloca una prótesis, pero en el primero, tiene un objetivo de reconstrucción mientras que en el segundo solamente se basa en una cuestión de estética. La cirugía reparadora debe hacer el máximo para recuperar una cierta normalidad, la búsqueda de la belleza es en este caso secundaria.

Constatando los prodigios de estas intervenciones, el cirujano ha pensado en poner en práctica técnicas para embellecer una anatomía que no era ni de enferma ni de persona traumatizada. La cirugía estética es por lo tanto la hija de la cirugía reparadora, a pesar de que se utiliza, en estos actos de reconstrucción, los progresos de la cirugía estética. En segundo lugar, los progresos de la cirugía estética vienen a enriquecer la calidad de los resultados de la cirugía reparadora.

Existe igualmente una diferencia mayor entre un acto de cirugía reparadora y un acto de cirugía estética. La Seguridad Social se hace cargo de uno, sin embargo no se hace cargo del otro. Para los organismos de seguros médicos privados, todo lo que representa un hándicap y es susceptible de ser corregido por una intervención, va referido a la cirugía reparadora. Un pecho demasiado voluminoso que genera dolores lumbares, o un vientre muy dañado puede asumirse por razón de los problemas orgánicos que provocan en la persona afectada.

Operación plática

La cirugía plástica cubre el conjunto de prácticas estéticas y reparadoras. Se trata de un nombre de origen griego que designa a todas las ramas de la escultura y a todas las imitaciones del cuerpo humano. Un cirujano plástico es capaz de realizar una intervención estética y reparadora. En algunos casos, la cirugía estética está al límite del acto quirúrgico y se acerca a la cosmetología, sin embargo estos actos tienen una vocación estética y esa es la razón por la cual no se hace cargo la Seguridad Social, en cualquier caso siempre podemos consultar con un médico especializado antes de cualquier intervención.