• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Empieza diciembre y con este mes tan frío llegan las reparticiones de las fiestas en tu núcleo familiar habiéndote tocado sin esperarlo, la cena y fiesta posterior de Fin de Año. Sea como sea, tienes un mes para preparar ésta celebración en tu hogar y por mucho que no quieras pensar en ello, es inevitable empezar a hacer planes para esa noche inolvidable: qué menú preparar, como acondicionar la casa, qué música escoger… En fin, un montón de cosas a las que no podemos dejar de dar vueltas.

Si este es tu caso, no te preocupes, a continuación encontraréis un montón de consejos que os harán la vida un poco más fácil:

Prepara una cena dosificada. La cena de fin de año suele alargarse prácticamente hasta las campanadas, es por ello que una cena equilibrada, con varios platos ligeros (la pesadez de estómago no es muy cómoda para ponerse luego a saltar y dar botes para celebrar la bienvenida del nuevo año).

Usa platos y vasos de plástico que te harán la vida mucho más fácil.

fiesta-de-fin-de-anoPon ceniceros y cubículos para la basura en todo el comedor. Así evitarás que acabe la casa hecha un cristo, por lo que la limpieza el día después será mucho más rápida.

Elige una música variada, ya que para gustos los colores y como a cada cuál le gusta un tipo de música distinto, no podemos marginar ninguno de los estilos musicales.

Elige una buena cadena para ver las 12 campanadas. Siempre va bien saber quién va a anunciar las campanadas en cada una de las cadenas para evitarnos despistes de algún  que otro presentador que años atrás nos han hecho cometer (como confundir los cuartos con las campanadas o a la inversa).

Ten a mano un sustitutivo de las uvas, ya que no a todo el mundo le gustan. Un buen sustitutivo es el de coger gajos de una mandarina pequeña o aceitunas.

No olvides un buen champán, bombones y un postre delicioso para celebrar entre burbujas y dulzura un buen inicio de año. Tus anfitriones te lo agradecerán.