• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Las fiestas son especiales, en eso todas estamos de acurdo. Todas nosotras disfrutamos con ellas:  poder estar en familia, disfrutar de los días festivos y las comilonas, babear con  los regalos sorpresa, y porqué no, gastarnos la paga extra de Navidad.

La paga extra de Navidad es un  clásico y está justamente preparada para ser absorbidas en regalos, comida, cenas y celebraciones  varias. De hecho, sin esta paga extra, muchas de nosotras no sabríamos como llegar a fin de mes y mucho menos como superar la cuesta de enero.

Sin embargo, la ilusiópaga-extran de tener más dinero, es un poco engañosa. De hecho, saber que la paga extra está ahí lo que provoca justamente es que gastemos más de lo que gastaríamos sin ella y que ésta, de la misma manera que ha venido, acaba desvaneciéndose como por arte de magia.

Una de las maneras más sencillas de evitar los gastos innecesarios es la de poner en una lista lo que verdaderamente necesitemos. Ir a comprar regalos sin un tope de dinero asignado y sin tener idea de qué comprar puede provocar que acabemos comprando de más y gastándonos más dinero. También, tener la creencia de qué cuántos más regalos hagamos y cuánto más dinero nos gastemos con los pequeños, mejor, es falso. De hecho está comprobado que la mayoría de regalos de Navidad van directos al armario sin ser usados muchas veces en pocas ocasiones.

Otro error común es el de comprar ropa, a sabiendas que justo después de reyes empiezan las rebajas pudiendo encontrar las mismas prendas a mitad de precio. En estos casos es mucho mejor regalar vales con dinero que no ropa, ya que por el mismo importe las prendas pueden multiplicarse.

También debemos tener cuidado con las deliciosas comilonas de las celebraciones. La mayoría de las veces acabamos comprando mucha más comida de la que verdaderamente comemos. Hacer un pica-pica, un primero, un segundo, un postre y turrones, bombones y cava es básicamente ridículo. Lo ideal es ser racional y no tirar la comida: con un pica-pica y un segundo plato hay de sobras.

Así que ya sabéis chicas, saquemos el máximo provecho a nuestra paga extra.