• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Esta mascarilla hidratante, revitalizante y reafirmante a base de biocelulosa, de Shu Uemura, es la novedad de esta fría estación invernal. Antiarrugas para tonificar la piel del rostro, y devolverle toda su elasticidad.

Suave y confortable, esta mascarilla hidratante forma parte de la gama de cuidados para el rostro «Phyto Black Lift». Para actuar en contra del tiempo, este cuidado facial mezcla ingredientes naturales con ciencia de alta tecnología. ¿El secreto? Un complejo ancestral de fermentos de té negro y de azúcar morena, al igual que extractos de la piel del litchi, con virtudes antioxidantes y tonificantes.

El Deepsea Water, agua recogida a más de 200 metros de profundidad, ayuda igualmente a la piel a protegerse contra las agresiones externas, conservando su barrera natural. Dos fitoactivos se presentan en el corazón mismo de esta fórmula antiarrugas Phyto Black Lift: extractos de regaliz para calmar, y lupin para reforzar la epidermis de los signos del paso del tiempo.

Resultado: desde la primera aplicación, los rasgos se alisan como si se hubiera realizado un lifting, el efecto tensor se resiente con rapidez, las arrugas desaparecen al cabo de 4 semanas. De manera casi inmediata, gracias a la textura de esta mascarilla que se adapta bien a las arrugas de la cara, la piel se alisa, y los rasgos se ven menos y el tono general del rostro queda mucho más resplandeciente.