• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El aporte energético de la alcachofa se eleva a 40kcal/100g, lo que es bastante poco. Por comparación, se trata de un nivel idéntico al de la zanahoria. En valor nutricional, para 100g, la alcachofa contiene: para los glúcidos 7,6g, para los prótidos 2,1g, y para los lípidos 0,1g. En cuanto al aporte de minerales, la alcachofa es un alimenta muy interesante.

Su tasa de potasio es bastante consecuente: 385mg/100g. En cuanto al fósforo, contiene 95mg/100g. También contiene calcio, en cantidad de 47mg/100g, para apoyar al resto de necesidades del organismo. En cuanto a su contenido en magnesio, es más elevado que la mayoría de las verduras, con 31mg/100g.

La alcachofa contiene igualmente un amplio abanico de vitaminas. En particular, las vitaminas de los grupos B y C. Estas últimas presentan la particularidad de ser antioxidantes y también energizantes. Su cantidad representa 8mg/100g, es decir 10% de las necesidades cotidianas.

Perder-pesoEn cuanto a la cuestión fisiológica, la alcachofa dispone de la ventaja de favorecer las funciones de eliminación urinaria e intestinal. Gracias al potasio y a la insulina que contiene, se muestra particularmente diurética. Sin embargo, hay que consumirla con moderación, puesto que en grandes cantidades, puede provocar hinchazón. Se trata igualmente de un elemento alcalinizante. De hecho, como todas las verduras frescas, permite equilibrar los efectos de acidez de una alimentación rica en carnes.

Las virtudes de la alcachofa

Las hojas de la alcachofa tienen la propiedad de bajar la tasa de colesterol y de ejercer una acción hipoglicemiante. El constituyente principal de la hoja de alcachofa es la cinarina. Esta última posee una actividad específica para el aumento de la producción de bilis en el hígado.

También tiene una función colerética, aumentando la circulación de la bilis en la vesícula biliar. En medicina tradicional, la alcachofa se utiliza por su acción en las vías hepáticas. También tiene una acción desintoxicante en el hígado.

La alcachofa presenta la particularidad de neutralizar la acidez del organismo, participando en la bajada de la tasa de ácido úrico. Esto es posible gracias a su facultad para estimular su eliminación gracias a un aumento de la diuresis. La alcachofa es ideal para el tratamiento de afecciones reumática y artríticas.