• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Para las mujeres activas y urbanas, las cuissardes son la mejor opción: en el trabajo, en la ciudad, y para una reunión de chicas. Para este tipo de actividades, hay que ir sencillas, pero sin dejar de estar a la última. Elegid unas cuissardes sobrias, con tachuelas y algo de plataforma. Los modelos de un solo color son los que mejor se adaptan al estilo urbano.

Las cuissardes de tacón alto o plano casan bien con todo lo que es mini (short, falda y vestido). Pero si no queréis caer en lo vulgar, es preferible llevar ropa por debajo de la mitad del muslo. Las cuissardes se llevan igualmente con un pantalón. Como los modelos slim y los leggings siguen estando de moda esta temporada, lo ideal es escoger un bonito modelo que podáis meter por dentro de las botas.

Las marcas ofrecen los mejores looks adaptados a diferentes tipo de cuissardes. Bel air propone, por ejemplo, para las mujeres activas, las famosas botas de caña alta, que conjugan a la perfección con una falda corta y una camisa de cuadros tipo leñador.

Botas cuissardesCon un chaleco de ante, y piel sintética por encima es otra buena opción. Y sobretodo no os olvidéis de llevar un bolso de cuero, de tamaño XXL para dar el toque final a un look que es todo un éxito. Paul & Joe proponen eliminar el lado provocador de las cuissardes de cuero negro, reemplazándolo por colores y materiales más suaves. Un bonito look consiste en combinar un polo de mangas largas con una rebeca de lana, y un gorro tricotado a mano para la cabeza.

Cuissardes y glamour

Lo más interesante de las cuissardes es que también se pueden llevar por la noche. La sencillez sigue siendo un plus en el campo de la seducción, y se debe destacar por ese toque sutil y elegante al mismo tiempo. En cualquier caso se debe evitar ese lado SM, dejando de lado el cuero y los accesorios con tachuelas.

Por el contrario, para olvidar ese aspecto un tanto rudo, se debe poder realzar la ropa y accesorios más femeninos, y no demasiado ajustados. Un vestido sin mangas, de cortes rectos encaja muy bien con unas cuissardes, dejando entrever las rodillas, y si además lo combináis con un pequeño bolso de cuero, entonces tendréis el look perfecto para una velada desenfadada, sin dejar de estar a la última.