• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El momento del parto supone un dolor y un desgaste físico importante. Como bien muestra la serie que se ha convertido en todo un éxito ¡LLama a la comadrona! un niño viene al mundo para colmar de gozo a su madre pero también, en medio de un dolor intenso y del miedo al parto.

Dolor que por suerte en nuestros días es más llevadero gracias a la mejora de las condiciones médicas.

En Efe Blog te damos las claves para aliviar el dolor de las contracciones del parto:

Cómo aliviar el dolor de las contracciones en el parto1. En primer lugar, recuerda que cuando llegues al hospital, el médico te informará sobre diferentes métodos para poder minimizar el dolor.

Por ejemplo, la epidural puede ayudar a la embarazada a reducir las molestias.

2. Es importante que acudas a los cursos de preparación al parto ya que en este tipo de sesiones formativas podrás obtener herramientas prácticas para prepararte en positivo para el momento del parto. La información siempre es fuente de poder, especialmente, para las madres primerizas para las que la experiencia de la maternidad es totalmente novedosa.

3. Hay opiniones que indican que el uso de  bolas chinas antes del parto ayudan a un parto menos doloroso.

4. Los ejercicios de relajación a través del control de la respiración son una fórmula positiva para poner la atención no en el dolor sino en la respiración. De esta forma, al desviar la atención, la mente se relaja y la sensación de dolor también se minimiza.

La relajación también puede realizarse a través de la visualización. En ese caso, tienes que imaginar situaciones en tu mente que te den paz y tranquilidad. Por ejemplo, un paisaje idílico. Esa imagen ideal se convierte en una evasión en la que buscar refugio en medio de ese dolor intenso.

5. Piensa en el refuerzo positivo de tener a tu bebé en brazos y eso te motivará de inmediato para el trabajo de parto.

El dolor del parto causa temor. En este contexto, no te adelantes a qué puede pasar y vive tu momento porque cada embarazo es diferente y único. ¡Piensa en positivo!