• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Dos veces al año es interesante someterse a una cura de desintoxicación. La primera se hace en la primavera, y la segunda en otoño. Estas curas permiten eliminar las toxinas acumuladas en el organismo, y ayudan a perder peso.

El té verde

Los beneficios del té verde no hay que demostrarlos. La bebida preferida de las mujeres asiáticas debe consumirse durante todo el año y sin moderación. El té verde no contiene ninguna caloría. Está lleno de antioxidantes. Por tanto acelera el metabolismo, favorece la renovación de las células y ayuda a la digestión. Como da mucha energía, el té verde se puede reemplazar perfectamente por el café.

Para disfrutar de las virtudes de esta bebida deliciosa, conviene consumir a diario entre dos y tres tazas. Durante la fase de desintoxicación de la primavera, se pueden consumir hasta 5 tazas al día. Sin embargo, si se tiene dificultad a la hora de dormir, se debe evitar el consumo de té después de las 17 horas.

Smoothie

El zumo de limón

Beber un zumo de limón cada mañana, en ayunas, es excelente para la salud. Durante todo el año, se recomienda beber medio limón exprimido mezclado con agua a la hora de levantarse. Durante las curas de desintoxicación, se dobla la dosis y se toma un limón completo.

El limón es muy beneficioso para la salud, es rico en vitamina C y contiene calcio, antioxidantes, y mucha fibra. El zumo de limón permite regular la glicemia y disolver la grasa. El aumento de peso se ve limitado y los órganos quedan perfectamente desintoxicados.

El caldo de verdura

Durante una cura de desintoxicación, conviene poner los órganos en reposo. Las comidas hay que aligerarlas y parcialmente reemplazarlas por bebidas, como el caldo de verdura. Para disfrutar plenamente de sus virtudes, conviene limpiar bien los alimentos y cocerlos en agua. Lo ideal es utilizar verduras bio y de temporada, y optar por una cocción moderada para preservar sus nutrientes.

Para aumentar el sabor del caldo y beneficiarse de todas sus virtudes, se pueden añadir hierbas frescas antes de probarlo. Pero también especias como cúrcuma o jengibre. Sin embargo, no conviene usar demasiada sal.

Limpieza de intestinos

Este tipo de desintoxicación intestinal es muy beneficiosa. Para disfrutar plenamente de este método, conviene marinar frutas y verduras en agua, y luego consumirlas a lo largo del día.

Normalmente se debe utilizar pepino, kiwi, coco o limón. De esta forma, se aprovechan los nutrientes de los alimentos al tiempo que el organismo queda perfectamente hidratado. Se trata de preservar el sistema digestivo, y es altamente recomendado beber este preparado desintoxicante a temperatura ambiente.

El smoothie manzana-perejil

Durante una cura de desintoxicación, conviene garantizar la ingesta de la energía suficiente. Para ello, conviene preparar smoothies como el de manzana-perejil. Esta bebida es rica en vitamina C y en fibras. Se trata de una mezcla ideal para el organismo. Además la manzana es un gran saciante.

Para realizar el smoothie manzana-perejil conviene utilizar manzanas bio, perejil y pepino. Se mezcla todo y se consume por la mañana, al mediodía, o en la merienda.

El smoothie de remolacha

La remolacha es un alimento muy sano. Es rico en vitamina B, en vitamina C, en oligoelementos y en fibras. Por consiguiente, es una verdura faro en una cura de desintoxicación.

Para disfrutar de los beneficios revitalizantes de la remolacha, lo ideal es consumirla en smoothie. Basta con mezclar la verdura con otros alimentos como el apio, el pepino o la manzana. Una vez más conviene escoger verdura bio y priorizar los productos de temporada.

Las bebidas desintoxicantes son muy beneficiosas para el organismo. Se aprecian por su acción desintoxicante y su gran variedad. Las bebidas desintoxicantes se deben consumir sin moderación en periodos de cura, pero igualmente durante todo el año, en función de cada necesidad.